Serpiente de agua

GRAN AGULAR

SANTA ROSA 09/03/2023 Diario Tres Diario Tres
VA

por Valdir Peycerévaldir cara

Me gusta el agua. Nado bien. No sé exactamente cuándo aprendí a nadar (recuerdo vagamente que nos enseñaban en un jardín de infantes, en Olivos). Eso era en piletas, claro… aunque en el mar es diferente; nadaba con algo de respeto y porque no, de miedo. Nadaba hasta la primera rompiente. El mar representa furia, energía, vida… muchas veces prefería observarlo desde la playa; sus olas cayendo, su sonido, su ritmo aparentemente monótono. En la pileta es distinto; nado sin un estilo definido, en un mix  de crol y pecho. A veces también de espaldas, porque me gusta mirar las copas siempre verdes de los árboles en verano. Salgo con más energía, aunque después viene la “resaca”, el relax y generalmente duermo mejor.

Leyendo el horóscopo chino, hace tiempo descubrí que soy “serpiente de agua” . Lo primero que se lee cuando se googlea es esto: El signo de la serpiente es uno de los más venerados en el horóscopo chino. Y es que este reptil tiene la cualidad de entregarle a las personas la sabiduría y la astucia. Pero, también representa la muerte y la resurrección, pues tiene la capacidad de renacer de sus propias cenizas, cuál ave fénix Específicamente lo que tañe a la serpiente ligada al elemento agua dice como principales  características; “inteligente y creativa”. Me agrada eso: creativa. Si hay algo que soy es una persona creativa. Creo que es una virtud latinoamericana. Siempre reciclándonos, reinventándonos, transformando todo, improvisando con genio. Trabajando como gestor cultural había que ser creativo todo el tiempo. Fotografía, poesía, cine, artes plásticas, música… las áreas que me eran más afines. Era con ellas que creaba una cantidad singular de proyectos culturales que tenían que competir con otros, muchas veces también muy ingeniosos. Decenas de exposiciones, centenas de participantes dando su parecer en talleres, cursos y charlas sobre tal o cual cosa hacían que esos proyectos ganaran trascendencia.  Cuando salí de la Secretaría de Cultura del estado de Sao Paulo (Brasil), empecé a trabajar con proyectos culturales que enviaba a diversas ciudades del interior del estado: Americana, Baurú, Campinas, Sao Carlos, Piracicaba, S. José dos Campos, S. José do Rio Preto, Santos, Limeira, Ribeirao Preto, Sorocaba, Jundiaí…

Y cuando volví a Argentina seguí con lo mismo, si bien con otra perspectiva, porque era “otro país”. El país de mis padres, el país de mi sangre, “mi país”. Pero un país distinto. Un país con el que tenía que reencontrarme.  Todo eso, además, viniendo a vivir a un pequeño pueblo del interior del interior de la provincia de Córdoba. Con el agravante de venir de una ciudad cosmopolita.

Tengo una buena compañía literaria en mi mesita de luz: “Patti Smith – M.Train”. “My Train” que se podría traducir como “Mi camino”. Patti Smith (la madrina del punk) tiene algunas coincidencias conmigo: la música, la poesía, la fotografía y sus amistades. A comenzar con su ex novio, el ecléctico y perfeccionista fotógrafo Robert  Mapplethorpe, que transpiraba sexo hasta cuando hacía fotos de flores. También Sam Shepard y Bruce Springsteen. Así que si Patti no me gustara por ella misma, me agradaría por los amigos que tuvo. E, infelizmente, digo en pasado porque a excepción de Bruce, los otros dos ya fallecieron. Y este libro me emparenta con las “Crónicas de Motel” de Shepard y un qué de bohemia que parece venir de los boulevares parisinos de la mano de un Rimbaud o Beaudelaire; los simbolistas franceses. Además a Patti le gustan los bares, los cafés y describe con minucias cada momento feliz (y no tanto) en cafés de diversas ciudades del mundo. Todo esto es muy diletante, que, pienso, es una característica de los artistas en general y de los escritores en particular, donde me incluyo. Es importante tener esos momentos de ocio creativo. ¿Cuántas veces se mira mejor desde una mesa de bar?. Pienso imitarla y salir a la calle, a ver si encuentro algún tema que pueda pulir; que me pueda inspirar. Igual, hoy en día hay que tener cuidado, no vaya a ser que me tropiece con algún “planero”,  alguien que malgaste su tiempo, vagando, entretenido en mirar el mundo pasar, sin nada que hacer.flora

Te puede interesar
Lo más visto