CIRO MEDINA: un talento de la nueva generación

SANTA ROSA 19 de marzo de 2022 Por Valdir Peyceré
ENTREVISTA
cir

La hora que combinamos nuestra charla coincide con la salida de los chicos del “Mariano Moreno”, así que hay un revuelo al lado de la casa de Ciro Medina que enseguida se presenta y entramos hacia el estudio que él también llama “sala de grabación” o “sala” a secas.

Ciro es simpático y me resulta llamativo lo tranquilo y bien dispuesto que está a hacer esta entrevista a pesar de su extrema juventud que podría suponer una postura más defensiva o introspectiva.

Al final, Ciro tiene solo 18 años! La distancia generacional entre nosotros no es un obstáculo a que la charla sea fluida desde el arranque. Gentil; también me ofrece un vaso de agua y se da cuenta que el banco del baterista se ajustará más a mi comodidad para sentarme y con esa buena actitud comenzamos.

Me dice el tipo de música que toca con su banda y yo aprovecho para comentarle sobre mi programa de radio; “La luz de la Manzana” (que, le digo, es el nombre de un tema de Spinetta). Pienso que este reportaje puede ser una buena oportunidad de escuchar a alguien tan joven, alguien que representa a la nueva generación. 

- Quería que te presentaras y me comentaras cuáles son tus principales actividades:

-  Mi nombre es Ciro Medina Donoso, nací aquí en Santa Rosa y mis principales actividades son ir al colegio (Dalmácio Vélez Sársfield) donde estoy en sexto año y me ocupo de la sala (estudio de música) tanto para promocionarla, ordenar los turnos durante la semana y ensayar con mi banda.

- Sobre el estudio o sala de grabación, sé que la heredaste de tu abuelo (Héctor Santiago Donoso), quería que me cuentes un poco como es tu trabajo con este emprendimiento:

- CM:  Sí, de hecho la heredé de mi abuelo, era un sueño compartido tener una sala y la idea de alquilarla para los músicos del Valle que muchas veces se les complica ir a otra ciudad para grabar, como por ejemplo Río Cuarto con los gastos que esto tiene… a veces el doble de lo que puede ser realizarla aquí,

- Y ese “SC”, ¿es el nombre?; ¿qué quiere decir? 

- CM:  Es el nombre que le dio mi abuelo, de un grupo de cuarteto que él tenía. Estudio “Santa Cecilia”.  En mi caso, yo tengo una banda de rock (de covers del rock nacional) que se llama Étero Infinito y con la que tocamos en la temporada en varios shows municipales. Estamos desde agosto del año pasado; hace poquito. Los cinco integrantes somos músicos desde hace muchos años. Hacemos covers del rock nacional como interpretar canciones de Spinetta, Charly, Los Redonditos de Ricota, Soda Stereo, Papo… por el momento no hacemos cosas propias porque queríamos un repertorio para tocarlo en la temporada, pero la idea es hacer algo “propio” para este año.

- ¿Qué equipamiento y comodidades tiene el estudio?

-  Cuando yo me contacto con alguien interesado en alquilar la sala les pregunto qué cantidad de integrantes tiene. Porque tiene un límite hasta 6 o 7 lo máximo. Las bandas de rock en general tienen 4 lo máximo 5 integrantes, pero una vez vino una de cumbia que son cerca de 10 y ahí dividían la sala por dos o tres grupos cada vez divididos en 3 o 4 integrantes… tenemos equipos tanto para los ensayos como para las grabaciones. Para los ensayos tenemos una consola de  8 canales, contamos con un “back line” para que se le facilite a los músicos de no traer tanto equipamiento; tenemos la batería acústica  solo les pido a los bateras que traigan sus platillos y sus baquetas ya que eso es más personal. Tenemos amplificador de guitarra y un ampli de bajo porque también es bastante incómodo traerlos. Tenemos varios micrófonos y parlantes y la acústica es bastante confortable ya que hay muchos músicos que necesitan un espacio donde ellos no “jodan” y ellos no los jodan a ellos. También tenemos varios canales para hacer la grabación. 

- ¿Quienes son los integrantes de la banda y que instrumento tocan?  

- CM:  Gabriel Roig en voz, Mati Madero, primera guitarra; Germán Roig, segunda guitarra; Lean Tolaba en bajo y teclados y yo, Ciro Medina, en batería.

Al estudio que creó mi abuelo en la época de la cuarentena estricta en el 2020 lo empezamos a usar para disfrutarlo nosotros y recién el año pasado lo promocionamos para las otras bandas, para que puedan venir a grabar. En el comienzo estábamos muy emocionados que era un sueño concluido. Tenemos la cabina de la batería y la cabina donde se hacen las mezclas y el master y tengo mi productor que sería técnico en sonido y se llama Martín Rota y que también es DJ, también es joven (22, 23 año). El también me ayudó con respecto a qué comprar para esta parte del estudio de grabación.

- Para finalizar, me gustaría que me dijeras. ¿qué otro hobbie tenés? ¿qué otra actividad o área artística te gusta? 

- CM:  Desde chico crecí entre cables, micrófonos e instrumentos musicales, tanto por el lado de mi viejo como de mi abuelo. Siempre me gustó jugar al fútbol y también me gustó el karate; yo hice karate por mucho tiempo y me falta un año para recibirme… soy cinturón negro…va, no, en realidad cinturón marrón pero me faltaba muy poco… después dejé porque me dediqué de lleno a la batería y el año q viene mi intensión es irme a Córdoba a estudiar a “La Colmena”…

Me gusta el cine y la poesía… escribo canciones…

- ¿Te gusta la fotografía en el cine?

CM:  La foto en el cine me gusta mucho y también las letras de las canciones. Me pongo a escuchar mucho las letras; Gustavo Cerati es muy bueno para eso y Spinetta también, aunque es más rebuscado. En relación a la música y a hacer algo como un cd, capaz que ya tengamos algo preparado para el próximo mes. La idea es tratar de hacer todo lo más que podamos este año porque el próximo tengo el proyecto de ir a Córdoba. Aunque la banda Étero Infinito va a seguir!

Y así, en ese mágico encuentro con alguien que está en su primera juventud, con tantas expectativas y deseos profesionales y/o artísticos viene el momento de la despedida; dónde quedamos en dar una mirada en lo que falta. Ciro me envía el logotipo del estudio Santa Cecilia y el nombre de los compañeros de su grupo. Nos despedimos en la vereda, ya más agradable y con ese vientito de final de tarde que anuncia el otoño. La entrevista nos salió casi “de taquito”, tal vez recordando cuando él jugaba al fútbol, o, quizás yendo algo atrás; yo también.

 ceeecee

 

 

                    

 

  

Te puede interesar