Que se puede hacer, salvo ver películas?

SANTA ROSA 18 de noviembre de 2021 Por Diario Tres
GRAN ANGULAR
ch
Foto: José Luis Perrotta

por Valdir Peycerévaldir cara

El título que elegí para el Gran Angular de este mes, también es el de un tema de Charly García, el gran músico de rock y referente de varias generaciones que el último 23 de octubre completaba la edad de 70 años, ya que vino al mundo en 1951.

Esta canción pertenecía al álbum “Películas” de la legendaria banda La Máquina de Hacer Pájaros de 1977. Ese tema y el título no eran arbitrarios; 1977 fue uno de los peores años para la República Argentina, con la dictadura cívico-militar moviéndose a su antojo y ya consolidada para aplicar el terrorismo de estado, secuestrando y matando a partir del tenebroso accionar de los grupos de tareas. Muchos ( muchísimos ), de nuestros músicos y artistas  se habían exiliado y los pocos que aún permanecían dentro del territorio argentino  trataban de seguir produciendo y lo hacían intentando “encriptar” el contenido de sus creaciones para que no sean censuradas por el régimen.  

Era poco lo que de hecho “se podía hacer” en el país por esos tiempos sin que llame la atención de algún esbirro del régimen vigilando en alguna esquina o desde el interior de algún Ford Falcon. Charly García tuvo el coraje de seguir hasta donde pudo, antes de refugiarse en la playa de Buzios, Brasil, en la costa del estado de Río de Janeiro. Esa distancia, esa permanencia lejos de la querida Buenos Aires asolada, serviría para dar paso a una de las bandas más míticas del rock argentino: Serú Girán. Pedro Aznar, David Lebón, Oscar Moro y, claro, el mismo Charly,  configurarían un cuarteto mágico y para muchos una de las mejores, cuando no “la mejor”  banda que existió de este lado del Plata.  

Hoy, por suerte, no estamos bajo las botas de ningún  régimen de excepción ni mucho menos. Las garantías constitucionales están ahí y la sensación de una democracia estable sigue con el viento en popa aun con todos los defectos que le podamos endilgar. Sin duda hay que seguir cuidándola porque es con ella que podemos construir una sociedad sana y justa.

De cualquier forma somos humanos; pandemia, derechización  de la sociedad, peligro de una bolsonarización de nuestro país con personajes bizarros como Milei hacen creer que debemos estar más vigilantes que nunca para que esa democracia continúe. En el medio de todo eso estamos nosotros, los artistas, que por momentos pensamos eso mismo: si no hay fútbol (sino juega River o la selección) : - qué otra cosa podemos hacer, “salvo ver películas?”  y en esos momentos, haciendo zapping podemos encontrar algo.  El paisaje de las sierras, los buenos amigos y algún amor en camino, también ayudan a pasarla bien, pero, cuando estamos solos/as parecería esa una de las opciones… no hablo de la música porque ella es prácticamente un motivo existencial presente siempre! 

 Charly García tuvo y tiene esa conciencia social que un ciudadano de bien tiene que tener. La conciencia del momento que le toca vivir y el saber posicionarse en el lugar adecuado. Nunca “esquivó” el bulto. “Los Dinosaurios” (1983), “Yendo de la cama al living” (1982), “No bombardeen Buenos Aires” (1982), “Nos siguen pegando abajo” (1983), Cerca de la Revolución” (1984), “Adela en el carrusel” (1987) y hasta el personal “Filosofía barata y zapatos de goma” (1990) nos hablan de un artista que no está ajeno a la realidad que lo rodea. 

Hay mucho más!  La producción de Charly es enorme y en todas hay un pinchazo al sistema, a la máquina de hacer guita a costa del sudor de los argentinos, a la República de Magnetto. Bien por Charly, bien por el rock nacional, bien por ese gol maradoniano que es escribir, componer y hacer canciones para todas y todos.

Diario Tres

Información y fotos de Santa Rosa y Valle de Calamuchita

Te puede interesar

Diario Tres

Te puede interesar