Luis Tabor: Más allá del jardín

SANTA ROSA 14 de abril de 2021 Por Diario Tres
ENTREVISTA TR3S
s

Nota: Valdir Peyceré

Si uno es habitué de “Flora y Fauna”  y por lo menos quincenal o mensualmente tiene la costumbre de acercarse a este  “vivero – veterinaria” para comprar algún producto, alimento balanceado o planta o ha tenido que operar a su mascota; notará que a la variedad de ofertas que están disponibles en su catálogo, tal vez está la más importante y generalmente viene acompañada de la buena disposición de su dueño: Luis Tabor,  y que tiene que ver no tanto con los consejos materiales sino con ese “algo más” que uno va a buscar en un negocio; principalmente aquel que atiende a otros seres vivos  que amamos; los animales y las plantas. Me refiero a la buena onda y a un “qué” de espiritualidad y simpatía profesada por Luis. Esta nota, intenta, de alguna forma, acercarse al hombre más allá de la empresa; de sus gustos y algunos de sus ideales.

- Como en todos los reportajes, lo primero es que te presentes, y nos digas respecto a dónde naciste, desde cuánto estás en el Valle de Calamuchita y cuando realizaste tus estudios e inauguraste “Flora & Fauna”?

- Mi nombre es Luis Tabor, tengo actualmente 56 años y nací en la ciudad de Morón (próxima de Buenos Aires) donde viví hasta la secundaria. La secundaria la hice en Entre Ríos, colegio al que quise ir que era pupilo y después estudié veterinaria en Córdoba, en Río Cuarto. Mis padres a esa altura ya tenían definido venirse a vivir a Santa Rosa. Ellos ya tenían una casa acá desde el año 76 y nosotros veníamos siempre en vacaciones. En el 83 empecé a estudiar veterinaria… a pesar de que el vínculo con Santa Rosa viene de hace mucho, solo comencé a hacer amistades aquí bastante tiempo después porque mi círculo de relaciones se daban en la Facultad de Veterinaria en Río Cuarto, donde acabé recibiéndome en 1989. Estuve un año en San Rafael, Mendoza, donde pusimos una veterinaria con un amigo pero nos fue re- mal porque fue aquel año del fin del gobierno de Raúl  Alfonsín; el año de la “hiperinflación”, así que no duré mucho allá. Nos volvimos a Santa Rosa y puse una veterinaria en Yacanto (hasta el año 1997)… después surgió una oportunidad de trabajo en la Provincia de Buenos Aires (zona de San Pedro) y estuve allá hasta el año 2002/03. Ahí volvimos a Santa Rosa nuevamente e inauguramos “Flora & Fauna” en el año 2003.

- Además de tu trabajo en Flora & Fauna, también está tu cercanía con lo espiritual y religioso y una cosa que me parece importante y que lo veo en tu persona es que vos tenés como ideal un objetivo que va más allá. Más allá de la mera ganancia económica. No sos de los que reducen el sentido de su vida a estar atrás de una máquina registradora. ¿Es así, o me equivoco?

L. T.: En mi mundo ideal el dinero no existe. Lo ideal sería vivir sin necesidad de él. A veces las exigencias del trabajo y la subsistencia del negocio y la familia, hacen que sea una necesidad, pero en lo personal me produce una contradicción bastante importante. A veces uno quisiera ayudar y, creo en la importancia de ser generoso, en la importancia de ser solidario, de tratar de sostener al que tiene menos posibilidades. Todo eso son como pilares e incluso en Flora & Fauna lo conversamos, porque más allá del “toma y traiga”; de que el cliente va a buscar un producto;  no nos interesa solo el “dame el dinero y yo te doy el producto”; nos interesa que se vayan mejor de lo que vinieron. A veces, infelizmente,  no sucede porque el que trabaja para nosotros también puede estar con su problema y a veces no se da. Pero siempre lo hablamos, lo trabajamos para que aquel que nos viene a visitar se vaya con la sensación de que fue bien atendido/a y que “no es uno más”. Todas esas cosas son importantes… eso trasciende la parte económica. Se sostiene por la parte espiritual, porque si uno le saca eso es todo un “tembladeral” porque también vivimos en un país que no te da una sensación de estabilidad y eso pasa también con las personas; a veces hay relaciones que parecen muy seguras y estables y a veces no lo son. Si uno establece como prioridad lo espiritual, ahí van a aparecer otros objetivos; otros horizontes. La parte de la religión es un poco así; la Iglesia no es un lugar donde uno va solo una vez por semana a rezar; la iglesia es un lugar de contención, de alabanza, de reunión, pero la verdadera religión es la que uno encara a diario. Eso se da con las personas con las que trabajás y convivís donde podés realizar esa relación de Dios con el prójimo. En esos otros ámbitos que no solo el religioso propiamente dicho.

- … Por eso a mi me parece importante la palabra coherencia ya que lo importante es tratar de predicar con el ejemplo…

L.T.:  Sí, ya que las incoherencias si te ponés a pensar son las que han arruinado muchas veces a la Iglesia; ya que aquel que es religioso si uno lo ve abusando o estafando a otra persona en seguida vas a decir – ¡“esta religión no sirve” !

- Otro aspecto que creo que los lectores de la TR3S no conocen es lo de tu gusto por las actividades deportivas como el trekking y el montañismo; me gustaría que me contaras desde cuando lo practicás y que te explayes un poco al respecto… 

L. T. :  El trekking y el montañismo me gusta desde siempre! Y la primera vez que lo hice, recuerdo que fue con unos amigos de Río Cuarto en 1985/86, yo estaba en la facultad y fuimos al Champaquí en una época en la que no venía nadie… en esa época no había prácticamente nada de turismo en esa zona; habían muy pocos que se aventuraban y a veces grupos del Ejército. Nosotros íbamos por un sendero pequeño que no se compara a lo que es hoy en día. Nosotros íbamos sin equipo; de vaqueros y con las zapatillas que usábamos todos los días, armábamos una mochila y así íbamos a los puestos con pocas cosas; yerba, fideos y  a veces dejábamos algo de estos alimentos y lo cambiábamos por una noche en una de las casas de la gente del lugar. Con esos mismos amigos una vez nos fuimos caminando desde La Cruz hasta Merlo. A campo travieso! Una vez, todavía más osado nos fuimos de kayak desde Orán en Salta por los ríos Bermejo hasta el Paraná y llegamos hasta Rosario; .unos 2400 kilómetros! .. Siempre me gustó el contacto con la Naturaleza y la aventura! En la época que viví en Yacanto una o dos veces al año subía al Champaquí con amigos . Cuando viví en San Pedro (del 97 al 2002) lo extrañé mucho! Cuando vuelvo a Sta Rosa comienzo a subir con mis hijos desde distintos lugares y después a partir de unos 6 / 7 años con unos amigos empezamos a  hacer montañismo y ya hemos subido cerros de más de 5000 metros y la idea es seguir sumando experiencias, sin ser demasiado arriesgados.  Es una parte que la naturaleza tiene que te permite relacionarte de una forma diferente con las personas.  Hay muchos momentos de silencio y soledad, aun cuando vas con otras personas y ese vínculo también se da con Dios de una manera especial. 

- ¿Y llevan bastante apertrecho? 

L.T.:  No, en realidad nosotros todavía no hacemos alpinismo propiamente dicho, mas bien senderismo… Llevamos lo elemental, solo para alguna experiencia o necesidad puntual. En el hielo, tal vez, arpones y piquetas para poder caminar.  Además todos los del grupo andamos entre los 45 y 57 años; no estamos para situaciones demasiado arriesgadas y que en definitiva no le suman mucho a la experiencia tampoco. 

- A esta altura de la entrevista, llego a algo que me parece importante para que los lectores de la TR3S sepan y es que por lo que sé, estás escribiendo un libro. ¿Cuál el título del mismo y cuál la temática que aborda?

L. T. :  El título del libro es “Qué te conozcan a ti”… hace referencia a un pasaje o versículo de la Biblia, son las palabras de Jesus y es una temática espiritual obviamente.  También busca conocer a Dios, ya que se lo conoce poco a Dios. Hay mucha gente e incluso amigos míos que creen que Dios es malo. Por ejemplo que pedía sacrificios. En una época se hacían sacrificios de animales, por ejemplo de corderos. Si no lo conocés a Dios te puede parecer que de hecho “era malo” pero si lo conocés te das cuenta de que pedía estos sacrificios por otra razón. Y ahí es que te das cuenta que incluso es poco que haya pedido eso, cuando realmente conocés los motivos de este pedido. E incluso esa idea de que Dios no interviene para aliviar el dolor en los grandes males que le ha tocado vivir al Hombre… Dios está como “ajeno” a nosotros, porqué permite que mueran chicos o gente inocente… Dios en la Biblia se hace llamar como “nuestro Padre”; “nuestro Amigo”… o el “amante de la Iglesia”. Las etiquetas son nuestras… 

- A esa altura la otra pregunta sería hasta qué  punto la Iglesia tiene que acercarse a la gente del pueblo… porque no hace mucho tiempo la Iglesia era algo alejada de la gente. Por ejemplo, a mi me parece que aquella Iglesia católica de cuando yo era niño era una Iglesia altisonante, enorme, llena de símbolos y muy distante,  que hacía que uno le tuviera miedo y esperando el momento de salir a “respirar aire fresco” a la calle, nuevamente…

L. T.:  Es verdad; esta es la búsqueda de la verdad de Dios, el Dios que en realidad se manifiesta en la unión con el otro.  Dios siempre quiere estar cerca es muchas veces el que quiere disculparte. En una relación padre-hijo normal vos tratás de ayudar a tu hijo justamente cuando se comporta mal… y sí, es importante eso de poner  límites de una forma “amorosa”…

- ¿Cuándo  tenés programado el lanzamiento del libro y en qué etapa está?

L. T. :  El libro ya está escrito, la parte que va tardando es la de la edición propiamente dicha…la idea es que salga a mitad de año. Yo quiero dejar claro que la religión  no es algo dogmático,  no es un edificio, no es una doctrina, no son normas, y con la que no me puedo relacionar con frases dichas de memoria…

-  Eso está bueno; pero, ¿quería saber si vos te basas en una experiencia tuya, en salmos o en alguna parte de la Biblia?¿ Qué es lo que más te interesa en esos aspectos?

LT:  Un poco las dos cosas…  Yo tuve la bendición de poder trabajar con la parte de jóvenes de la Iglesia; acompañándolos,  organizándoles campamentos, salidas, retiros… escuchándolos…  aprendí muchísimo y también aprendés a detectar las necesidades más profundas de los seres humanos y como respuesta surgió esta idea del libro… porque hay muchos jóvenes que se van de la Iglesia porque no encontraron cobijo, porque los desilusionó y muchas veces se van antes de conocer verdaderamente a Dios. 

-¿Esas experiencias van a estar en el libro?

L.T.: Sí; van a estar en el libro. Hay muchas experiencias, hay anécdotas… hay muchas anécdotas. Hay pasajes bíblicos, hay parábolas, enseñanzas de pasajes de la Biblia, y está dividida en capítulos. Trabajo mucho con el tema de la oración; tratando de entender la verdadera comunicación con Dios. Entender como me puedo comunicar con Dios es el “arranque” del libro. Trabajo también con cuál es el carácter de Dios y que herramientas tengo para conocerlo. Buscarlo como amigo, como padre, como esposo o como esposa, finalmente cómo buscarlo como mi Salvador. 

- Bueno; a esta altura, Luis;  y ya que veo que esta charla da mucha “tela para manga”, ¿qué te parece que hagamos otra entrevista o reportaje cuando esté por salir el libro? ¿Ya que todo esto es muy rico y nos va a dar mucho material para armar otra nota?

L. T. :  Sí; sin duda… podemos hacer otra nota cuando salga el libro!

Y así, entre los perros que están echados confortablemente entre las hojas de un nogal  y la suave brisa otoñal que se avecina, Luis me acompaña hasta la puerta de su casa.  Él me agradece por la entrevista; yo, para mis adentros,  le agradezco ese momento de calma y diálogo sobre cosas elevadas y a la vez simples, en este mes que es uno de los mejores del calendario santaroseño; abril, con sus tonalidades que van mutando a amarillos y ocres y a ese suave olor a fragancias que me hizo recordar las dos primeras estrofas del poema de Wallace Stevens: 

Te gusta estar bajo los árboles en otoño

porque todo está muerto a medias

El viento oscila como un cojo entre las ramas

repitiendo palabras sin sentido. 

 

Del mismo modo eras feliz en primavera

con los medios colores de las cosas nacientes,

las nubes líquidas, los cielos leves y oscilantes,

el simple pájaro, la luna oscura (…) 

 

 

                    

Diario Tres

Información y fotos de Santa Rosa y Valle de Calamuchita

Te puede interesar