Gracias Diego, gracias por todo...

SANTA ROSA 26 de noviembre de 2020 Por Francis Dinatale
SENTIMIENTOS
MMD_1121120_9174731c3f28493fa5abd72d9940fe59_futbol_gracias_diego_maradona

por Francis Dinatale FRANCIS

 

Tantas veces me hiciste llorar de alegría...tantos recuerdos que dejó tu mágica zurda que nos llevó a lo más alto del mundo futbolístico, grabando para siempre el nombre de Argentina como Campeones del Mundo. 
Luciste como nadie la 10 de la Selección, fuiste un emblema con una exquisita capacidad técnica que te llevó a ser el mejor de la historia.
Hoy es un día que nunca hubiese querido que llegara, muchas veces traté de imaginarme como sería el día de tu partida terrenal. El día que nos dejaras, Diego querido, y siempre me vi escribiendo algo y llorando como lo estoy haciendo ahora, tratando de decir tantas cosas, que seguramente serían muy pocas por todo lo que significaste...

Hoy nos dejaste Diego, te fuiste. Aunque sos inmortal. 
Dejaste tu magia en las canchas del mundo dando todo por las camisetas que te tocó vestir. 
Diego querido, vos sos argentino, la mejor camiseta fue la de la selección, la que defendiste con todo tu ser cada vez que te tocó jugar, sobreponiéndote a todo, aguantando todas y cada una de las patadas que te tiraban los rivales para poder frenarte y vos te levantabas, vos seguías  siempre, y jugaste una final con el tobillo destrozado, pero quisiste estar para intentar llevar otra vez a lo más alto a la celeste y blanca. Aquella vez no se pudo, pero no importa, tu espíritu de lucha quedó de manifiesto en México; "vengando" de alguna manera a los héroes que lucharon en el Atlántico Sur, aquel inolvidable partido frente a Inglaterra, fecha en que hiciste los mejores goles de tu vida, los que tuvieron una carga simbólica inigualable.
Lo que viviste en la cancha podría bien ser una perfecta analogía de tu vida. Cada golpe te hacía más fuerte, así en el verde césped como en la vida.  Tu vida, llena de excesos. Pero quien puede juzgarte Diego, fue tu vida, lo diste todo, la viviste a tu manera, a tu forma, con esa capacidad de decir lo que querías, de enfrentarte siempre a los poderosos, a no ser hipócrita. Siempre te importó un carajo ser políticamente correcto, decías lo que sentías y eso tiene un profundo valor para los que valoramos a los auténticos, a los que no son caretas. Por eso fuiste sin lugar a dudas el más grande lejos...
Tantas veces me hiciste llorar de alegría Diego querido, tantas veces grité tus goles y admiré tu magia, tantas me puse mal cuando te veía decaído físicamente, pero siempre fui un agradecido con vos por todo lo que nos diste...
Hoy me toca llorarte porque te fuiste para siempre...porque hoy decidiste partir, seguramente a jugar otro partido...el de la eternidad....que seguramente jugarás como lo que fuiste, el mejor de todos.

Te puede interesar