El imperio (romano) y un descubrimiento

SANTA ROSA 23 de noviembre de 2020 Por Diario Tres
GRAN ANGULAR
vad

por Valdir Peyceré

La noticia del descubrimiento de un lujosos  palacio en el centro de Roma fue lo que suscitó mi interés por leer algo de la época de su construcción (Siglo I DC, bajo el gobierno de Calígula). Hace mucho escribí sobre Augusto, el primer emperador romano por haberse cumplido en aquél momento los  2.000 años de su muerte (14 / 2014) y hoy escribo algo sobre este emperador; probablemente el más aberrante y enfermizo que la historia del Imperio Romano nos cuenta (junto con Nerón y Cómodo)… 

La reflexión aquí es simple y algo aterrorizante si se quiere: ¿cómo fue posible que un emperador tan nefasto sucediera a otro ejemplar?... no me refiero necesariamente a Calígula ya que su antecesor fue un débil y mediocre Tiberio, pero sí el caso de Cómodo sucediendo nada más y nada menos que a uno de los mejores; Marco Aurelio Antonino Augusto o más conocido por Marco Aurelio (121/180) y que está bien retratado en el film “Gladiador”. 

“Calígula”  era muy joven cuando llegó al poder imperial (24 años). Aunque su legado fue de todo tipo de excesos y bacanales, la Historia nos cuenta que los primeros meses de su reinado fueron sorprendentemente buenos y fecundos, recordando al reinado de Augusto. A los siete u ocho meses de iniciado  el mismo,  Calígula (Cayo Julio César Augusto Germánico) sufre un ataque de epilepsia y/o de hipertiroidismo lo que hace cambiar radicalmente su humor y es a partir de allí que su gobierno comienza a desandar por un camino de crímenes, excesos económicos y sexuales. Según creo,  fue el historiador británico Edward Gibbon que refiere que  Calígula sufriría un atentado, amén de arrastrar los males físicos comentados, lo que cambió la orientación de su gobierno (si se lo puede llamar así) y lo convirtió en un loco.  Fue Calígula el que en la plenitud de su demencia nombra cónsul a su caballo preferido. Esto es solo un pequeñísimo panegírico de su reinado que duró menos de cuatro años ya que acabó con un atentado a su persona, esta vez bien sucedido por parte de la Guardia Pretoriana en enero del año 41. Calígula tenía solo 28 años.

Sobre el palacio encontrado leo en infobae:

Las excavaciones duraron tres años y se hicieron debajo de un edificio de oficinas construido en el siglo XIX en el centro de Roma. Entre los hallazgos se destaca la buena conservación del lugar, cuyos jardines con fuentes y pabellones tienen en su interior frescos y complejas decoraciones de mármol policromado. Así lo detalló a The Times la supervisora especial de arqueología de Roma, Daniela Porro, quien dijo que la parte central, llamada Horti Laminani, estaba rodeada de muros con frescos de escenas marítimas. Entre los artefactos extraídos del sitio hay joyas, monedas, huesos de animales y un broche de metal perteneciente a una guardia imperial. Además, en la colección de animales que tenía Calígula en ese palacio había avestruces, ciervos e incluso osos. “Podemos imaginar animales corriendo libres en este paisaje encantado, pero también animales salvajes que fueron utilizados para los juegos de circos privados del emperador”, dijo la doctora. Mirella Serlorenzi del Ministerio de Patrimonio Cultural y Actividades, en declaraciones citadas por el Daily Mail.

Recuerdo algo de lo mucho que vi en Roma, Ostia y Villa Adriana; las ruinas formidables y principalmente los frescos, algunos en perfecto estado de conservación en Ostia (el puerto romano) y muchas esculturas y columnas en las calles de Roma y en Villa Adriana, ciudad que mandó construir  el emperador Adriano para su reposo y deleite personal en uno de los momentos de mayor esplendor del Imperio. ¿Porque escribo sobre Augusto, Calígula, Marco Aurelio y Adriano en pleno siglo XXI?. Fuera el propio gusto por la historia, es plausible creer que no estamos tan alejados como parece de esas épocas cuando comprobamos que se tiene que forzar un impuesto “a las grandes fortunas” para que cerca de 9.000 individuos (menos del  0,02 % de la población) aporte un entre 2 y 3.5 % de su gigantesco y obsceno “patrimonio” para ayudar a gran parte de la población de la indigencia, la pobreza y los padecimientos, entre tantos otros, de una pandemia todavía no totalmente controlada. Cuando si realmente fueran patriotas y “republicanos”, ellos mismos lo querrían aportar de forma voluntaria. Un 0,02 %  que aunque parezca mentira tiene quien los defienda.   Actualmente hoy no existe más  el circo, los gladiadores y los leones tirados a la arena, pero de alguna forma sigue existiendo algún tipo de  esclavitud más “invisible” y no estamos tan alejados de esos ejemplos perturbadores de la Historia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario Tres

Información y fotos de Santa Rosa y Valle de Calamuchita

Te puede interesar