El lenguaje de la foto: Ernst Haas (1921/86)

SANTA ROSA 12 de agosto de 2020 Por Diario Tres
sss

por Valdir Peyceré

El caso de Ernst Haas fue un poco diferente al de otros fotógrafos que abordé en “El lenguaje de la foto”, esta “columna dentro de la columna” de cultura y algo +,  que escribo en la revista TR3S. ¿Porqué digo que fue diferente?, porque antes de algo ya planeado y con alguna idea de texto inicial, primero surgieron sus fotos que de alguna forma se “impusieron” para hacer el texto. Demasiado buenas, pensé… ¡este fotógrafo merece una nota!, merece figurar en este espacio. Algunas cosas ya sabía; que era un maestro del color; en realidad uno de los precursores de la fotografía de color abriéndose paso en el mundo del blanco y negro. El mundo que ya había disputado y ganado, a duras penas, su condición de “arte” junto a las artes plásticas. Alfred Stieglitz, Ansel Adams, Henri Cartier-Bresson, André Kertész fueron algunos de los responsables para que así fuera… todos maestros del black & white o, como de alguna forma sería más correcto afirmar: la fotografía monocromática. Pero todavía era temprano para el color. Ernst Haas fue uno de los que arriesgó y apostó en ese cambio, aunque, como todos ellos, viniera, también, del blanco y negro. 

Austríaco  de nacimiento ( Viena,  2 de marzo de 1921), Haas estudiará medicina (carrera que abandonará pronto) y artes plásticas… a partir de 1940 comienza con la fotografía, la que no dejará más. En 1947 se hace muy popular un ensayo de los soldados que vuelven de la guerra.  Poco después conoce al fotoperiodista y fotógrafo de guerra Robert Capa quien lo presentará para unirse a la agencia Magnum de la que participaban nombres como Henri Cartier – Bresson, Cornel Capa, David Seymour  y Robert Frank , entre otros. En esa época (final de los años 40’) se muda a los Estados Unidos y fija residencia en la ciudad de New York donde comienza a fotografiar en color y a ser uno de los precursores del uso del “movimiento” en la fotografía a partir de la baja exposición de sus instantáneas. Los años 50’ serán los de mayor transcendencia en ese cambio. El reflejo, el juego con las sombras y el movimiento, como ya mencioné, están entre lo más destacable de su obra. Sus fotos de las “corridas de toros” en España causan estupor por el uso de la velocidad baja que le proporcionará imágenes que parecen verdaderas copias impresionistas. 

Ernst Haas deja esta vida con solo 65 años pero su legado se puede encontrar en la idea que tenía de la constante experimentación de que  “Una imagen es la expresión de una impresión. Si lo bello no estaba en nosotros, cómo podríamos reconocerlo”. La búsqueda por esa estética lo norteó siempre. Con Haas lo mejor es dejar que sus fotos “hablen” por él, aunque claro, esto se puede aplicar al trabajo de todos los buenos fotógrafos. Elegí  “Clouds” (“Nubes”), fotografía de la ciudad de New York, de 1957 que es un buen ejemplo del reflejo y de excelente “organización espacial”. Nuestro fotógrafo no abrió la ventana del departamento donde se encontraba y usó el reflejo de las nubes en los vidrios de su ventana que por su vez se proyectaban en aquellos otros edificios del lado derecho de la imagen. Del lado izquierdo podemos ver el soberbio Empire State, como observando altivamente la escena. Bien utilizada la “regla de los tercios”; algo que sirve también en las artes plásticas para organizar los elementos en el rectángulo de la tela. La composición, el uso del espacio y el reflejo en todo su esplendor.

Es Ernst Haas, uno de los grandes de la fotografía artística, o como él quería; simplemente de la búsqueda por la belleza.

 

 

 

 

Diario Tres

Información y fotos de Santa Rosa y Valle de Calamuchita

Te puede interesar