Trescientos números de Gran Angular!

SANTA ROSA 10 de junio de 2020 Por Diario Tres
Por Valdir Peyceré
fr

Casi ocho años es el tiempo que llevo escribiendo en la revista (hoy diario virtual), TR3S.

Muchos cambios se dieron desde aquel lejano septiembre de 2012  cuando salió el primer número de lo que sería una GUÍA o BOLETÍN CULTURAL que intentaba reunir todo lo que se hacía (valga la redundancia) culturalmente, en el Valle de Calamuchita.

La tarea de investigar, buscar  e ir “atrás” de  los eventos, los shows y las exposiciones que se realizaban en las diversas localidades de nuestro Valle (intentando dar un poco más de atención a  Santa Rosa) siempre me era grato por ser yo también y desde hace décadas, un profesional de la cultura.  De cualquier forma, la posibilidad de crear una columna “mía”, más personal, se fue plasmando poco a poco y fue la propuesta que Francis Dinatale y Gabriel Paschetta me hicieron algunos meses después; probablemente un año después de ese primer boletín cultural. Así que “manos a la obra” de nuevo.

Sabía que esa oportunidad de dar mi parecer sobre esos eventos y esa mirada ampliada (no solo de nuestra realidad serrana y cordobesa) me posibilitaría un salto de libertad y posibilidades creativas que hasta ese momento no podía desplegar a contento por las limitaciones obvias del trabajo anterior. Así surgió, con un vigor renovado, esta columna que di en llamar  “Gran Angular”  y que, recuerdo, fue inmediatamente del gusto de Francis.

La idea es lógica para quien ejerce alguna labor como fotógrafo y sabe lo que significa usar esa lente: el mirar ampliado;  detenerse en todas las áreas de la cultura sin discriminaciones e intentar seguir dando un pantallazo o (me gusta esta simbología) un abanico de posibilidades mayor donde entre todo. Es evidente que aún en esta propuesta ampliada también puede haber algunas limitaciones porque uno “viene de algún lado” y  ese lado en mi caso tiene que ver con las artes visuales; principalmente la fotografía y el cine y en la literatura soy, lo que se define con esa palabra fuerte y algo vaga para la mayoría: poeta.  Así que es bien posible que los GA con estas temáticas hayan sido mayoría, pero sé que escribí sobre TODO, y  a veces incluso, me fui un poco de la propuesta inicial por la tentación de hacerlo sobre otra pasión que tengo y que en realidad encaja en lo que entendemos por CULTURA (en la plenitud de la palabra);  el fútbol, la historia y a veces sobre esa otra palabra  “prohibida”;  la política.

De cualquier forma siempre intenté contextualizar esas temáticas a partir de una fecha, un medio gráfico, virtual o televisivo, una figura patriótica o un (o una) figura del deporte. A veces, algún acontecimiento personal, con ese sabor de “periodismo narrativo”, o ese toque de “color” como en el caso de una nota sobre Malvinas que recuerdo tuvo un eco muy positivo sobre las personas que la leyeron, allá por 2015. Lo mismo sobre un hecho personal cuando era muy chico y que ocurrió en la cancha de Racing; que tuvo de protagonista a mi equipo del corazón aun cuando recibió una paliza inédita del hoy degradado Chacarita Jr, pero que en aquel lejano año de 1969 tenía una buena formación. A aquel ensayo lo denominé “Una crónica deportiva”.  De allí para acá, desfilaron muchos títulos y temáticas como la “columna dentro de la columna” que llamé “El lenguaje de la foto”; Cartier – Bresson, Jeanloup Sieff, Claudia Andújar, Pedro Luis Raota, Dorothea Lange, Adriana Lestido, Sebastiao Salgado entre muchos otros fueron retratados; también hubo “mucha tinta” en lo que se refiere a la música, las grandes bandas como The Doors, Crazy Horse, Almendra y Aquelarre  o solistas como León Gieco y Bob Dylan. Además de “hablar” del acto de leer y escribir;  números que también tuvieron repercusión entre los lectores. Imposible comentar todo lo que escribí; las páginas en papel  darían  para empapelar una cabaña.  Y por ahí aparecen aquellos números que dediqué a los medios como “Una mirada al periodismo (in)dependiente”.                                                                                      En fin, sé que cuando escribo algo que roza lo político también me expongo a los puntos de vista contrarios y es posible que incomode a algunos, de cualquier forma soy de los que cree que la construcción de un pensar autónomo (verdaderamente independiente) se tiene que dar sin limitaciones y sé también que siempre lo hice con argumentos y con altura, casi diría “con elegancia” , elogio que me hicieron más de una vez sobre mis notas un poco más “picantes”. Cuando escribo,  vivo como todos, este momento de conmoción nacional de este Covid 19, del que la medicina no sabe casi nada (como, infelizmente, de tantas otras dolencias). Puse una fotografía de Stephen King en su escritorio trabajando para ilustrar esta nota, porque me recuerda un poco a mí mismo, con el perro pasando… solo que el mío, en determinado momento “me pide para parar” de trabajar y que lo lleve a pasear.

En este momento, estoy escribiendo el Gran Angular Nº 297; no voy a esperar al número 300 para hacer el homenaje al número “redondo”, ya que esta mañana de lunes vino la inspiración para hacerlo.

Cuento contigo, preciado lector, para levantar las copas de aquí a tres semanas. Por lo menos virtualmente!

Diario Tres

Información y fotos de Santa Rosa y Valle de Calamuchita

Te puede interesar