¿Qué se puede hacer, salvo ver películas?

SANTA ROSA 08 de mayo de 2020 Por Diario Tres
GRAN ANGULAR
DE

por Valdir Peycerévaldir cara

 
Era un tema de Charly. Y es el tema que aparece en nuestras cabezas muchas veces en estos tiempos de impase permanente por la pandemia. Mientras pensamos; ¿cómo nos las arreglamos con la mitad de los anunciantes?,¿ cómo vender productos considerados superfluos?, ¿cómo vivir de la artesanía?, ¿cuándo volverán las clases presenciales?, ¿cuándo los consultorios volverán a funcionar normalmente?...¿cuándo volveremos a viajar sin tener que justificarnos, aunque sea en un radio de 100 km?... ¿cuándo volveremos a sentarnos con alguna amiga o amigo, en un bar, a tomar un café?; entre esos cómos y cuándos hay toda una vida para tocar. Hay todas esas cosas que hacemos para pasar el tiempo, pero, principalmente,  para tratar de aprovecharlo. Entre ellas leer y ver películas. 

Yo he visto por lo menos unas seis pelis nacionales, otras tantas internacionales y muchos documentales (la mayoría “liberados” en youtube o vimeo por la actual coyuntura ligada al aislamiento social). La mayoría de ellas ha sido un tiempo bien utilizado, por lo menos en lo que se refiere a un aporte al conocimiento,  de algunos temas sobre la historia lejana o reciente de nuestro país y algunas secuencias de filmes argentinos buenos  y  muy buenos (el caso de “Tóxico”, “Los Paranoicos” y “Ciudad de Sol”, todos “atados” a las grandes actuaciones de Jazmín Stuart  y Darío Grandinetti en la última). …  Ah! y una película española-argentina  aparentemente des pretenciosa llamada “La vendedora de fósforos”  dirigida por Alejo Moguillansky, interpretada por María Villar y Walter Jakob y con una magnífica trilla sonora firmada por Helmut Lachemann. La producción es del 2018 y su guión se centra en el cuento de Andersen que el compositor alemán Lachemann quiere llevar a ser interpretada por la orquesta del Teatro Colón; de ahí se derivan una serie de percances y situaciones las más variadas que tienen que ver con la relación de un matrimonio que se entusiasma con participar en el montaje de la pieza, el referido compositor, una huelga del transporte en Buenos Aires, el recuerdo de una legendaria guerrillera urbana ligada a la banda Baader – Meinhoff  y una veterana pianista de música erudita… además están los niños… y la hija del matrimonio referido. Todo esto hace de “La vendedora de fósforos” un film contemporáneo, ágil, intenso y con muy buen ritmo. Consultando wikipedia me entero que de 22 críticos consultados los 22 la consideraron un buen movie, prevaleciendo una nota de 8/10. Con certeza este tiempo empleado en verla fue provechoso. 

Trato de no ver muchos noticieros, porque, en síntesis, son casi siempre lo mismo: los números de la pandemia, los palos en la rueda que pone la oposición macrista para hacer que no funcione el poder legislativo, los palos en la rueda que pone la justicia (todavía vestida en su mayoría de amarillo) para que no funcione (valga la redundancia) la Justicia y los palos en la rueda que ponen los medios para que no funcione la cabeza de los argentinos. El país, lamentablemente no arranca; está con un buen gobierno pero prisionero en varios frentes:

1. La pandemia; 2. El virus de la antipatria oligárquica y egoísta que no quiere ceder ni un 1% de sus privilegios; 3. La “Justicia” que sigue atada a sus intereses de clase y con la vieja careta gorila y ultra conservadora; 4. La deuda (herencia del desastre económico proveniente del fracaso macrismo). Al final cité cuatro “ítems” y podría seguir. El gobierno de Alberto Fernández es correcto en lo que intenta hacer para solventar la terrible perspectiva de esta pandemia; ha conseguido ser el mejor ejemplo de que una cuarentena bien implementada consigue frenar la curva del Covid 19. Es correcto también en posicionarse a favor de los humildes y mantener ese perfil nacional y popular por el que la mayoría votó en octubre pasado. Pero va lento. La “Justicia” es un tema. Nada ni nadie del pasado (des)gobierno fue tocado. Nada ni nadie de los medios que se complacen en tratar de instalar temas que socaven al actual gobierno  y los intereses de la Nación Argentina (y que me parece los medios del lado del pueblo le debieran dar “menos bola”) , fueron, tampoco, tocados. Y las reformas más estructurales que la Patria necesita siguen ahí, esperando. Pena; pandemia de por medio, la Argentina que hay que RE construir (como reza la leyenda de la TV Pública) está todavía muy lejos.

Por eso y esperando que las cosas se pongan a funcionar  tenemos que seguir con nuestras vidas. Charly García fue el líder de La Máquina de Hacer Pájaros, la legendaria banda de los 70’. De 1977 más específicamente fue “Películas”; el álbum que tenía el tema musical del cual saqué el título. José Luis Fernández en bajo, guitarra acústica y voz, Oscar Moro en batería, Gustavo Basterrica en guitarra eléctrica y clásica y también como segunda voz,  Carlos Cutaia en los sintetizadores, piano, órgano y coros, además de García en todo lo demás… eran “La Máquina…”  y aunque la letra específicamente no se refiere al momento en que vivía el país (el comienzo de la sangrienta dictadura del 76/83) uno puede pensar en ese título casi como una metáfora de aquella época y también de esta.

(…) “Sobre la TV se duermen mis dos gatos

        salgo a caminar para matar el rato (…)”

se escucha al final de la letra. Una letra que se parece a la vida cotidiana de cualquiera de nosotros,  en este tiempo de larga cuarentena que estamos viviendo.  

 

 

Diario Tres

Información y fotos de Santa Rosa y Valle de Calamuchita

Te puede interesar