Que el virus no te nuble la razón

SANTA ROSA 16 de abril de 2020 Por Franco Sarachini
COLUMNA
EEE1iXYXUAEseCF

por Franco Sarachinifrancos sarachin

 
El coronavirus alteró todo. Obligó a la sociedad a hacer cambios increíblemente sustanciales en cuestión de días y a habituarse a nuevas modalidades de trabajo, comunicación, relaciones humanas y transitar diario. Dentro de todos los males aparejados (y aunque veamos el vaso medio lleno por la gran cantidad de solidaridad vislumbrada en este casi primer mes de aislamiento social, preventivo y obligatorio dictado por el Gobierno Nacional), reanimó prácticas discriminatorias. 

Por discriminación entendemos al trato diferenciado y perjudicial hacia una persona o colectivo a raíz de características ideológicas, de sexo, religión, etcétera…y actualmente se suman al grupo de discriminados a quienes padecen coronavirus, a quienes podrían llegar a padecerlo por su cercanía con el mismo, o sobre quienes hay sospechas de situaciones vinculadas. Y sí, no era tan descabellado pensar que podría pasar cuando situaciones similares han ocurrido una infinidad de veces a lo largo de la Historia.

Sólo por mencionar un ejemplo, en los años 80, cuando se conoció el virus del VIH, aquellos que lo padecían fueron incluidos en el grupo de la llamada “peste rosa”, marginándolos, discriminándolos y asesinándolos en muchos casos. Y todo por una mezcla de odio hacia la homosexualidad (aunque la enfermedad no era propia de la disidencia sexual), la intolerancia, el desconocimiento y seguramente varios motivos más. Incluso hoy, aunque mucho se haya avanzado en la concientización de este tema, muchos y muchas optan por alejarse de personas con VIH y seguirlos marginando por pura ignorancia.

El COVID-19 también es un virus. Un virus del cual se supone (no está confirmado plenamente) tuvo origen en China. Por eso, esta vez a los primeros que apuntaron los dedos discriminatorios del mundo fue a la comunidad asiática. Pero eso no fue todo. Más tarde fueron por todos aquellos que venían del extranjero. No obstante, esos dedos acusadores abrieron aún más el abanico, y en los últimos tiempos los propios trabajadores de la salud, que están arriesgando su vida día a día en esta batalla contra el coronavirus, fueron blancos de la discriminación.

Ante ello, el Licenciado en Ciencias Políticas de Villa General Belgrano y también comunicador, Alejandro Montbrun, diseñó una serie de imágenes con recomendaciones de lo que no debería hacerse ante un caso de coronavirus. Es que durante el primero que dio positivo en Calamuchita, un amplio porcentaje de la comunidad realizó escraches, violó la intimidad de los contagiados, expuso audios de WhatsApp y llegaron a presionar a periodistas y medios de comunicación para que difundieran una información que hasta entonces no había sido convalidada por el Ministerio de Salud de Córdoba (único ente autorizado a afirmar los casos reales de portación de COVID-19).   

Sobre cómo surgió la iniciativa de generar conciencia por medio de la mencionada campaña, Montbrun explica que “en principio diría que a modo de autocrítica del gran sector de la comunicación de Calamuchita, al cual pertenezco de alguna manera, y que creo llega como una reacción tardía a lo que nos pasó como sociedad con los casos que aparecieron de COVID-19 aquí en el valle. Esto es la reproducción de las fotos de aquellas personas que habían sido afectadas con COVID-19, la violación de su intimidad en redes sociales, todo tipo de rumores, audios de WhatsApp; y no se había hecho esto que se empezó a hacer: una campaña tratando de recomendar y pedirle a la sociedad que no haga nada de lo que sucedió en ese momento”. 

Aunque se dio con un comienzo muy silencioso, cada vez más actores se sumaron a la propuesta generada por el licenciado, llegando a influir ampliamente. “El impacto en cuanto a la difusión creo que fue muy bueno dado que la han tomado varias comunas y muchos medios de comunicación del Valle de Calamuchita. Incluso ha trascendido esto a nivel provincial y a nivel nacional de alguna manera. Luego habrá que ver qué impacto tiene en los hechos concretos; ver si es efectiva o no”, anticipa.  

La campaña ha llegado a ser mencionada en el diario Página/12, en el diario Puntal, de Río Cuarto, en el medio cba24n, de la Universidad Nacional de Córdoba, entre otros medios, todos destacando que si el virus no discrimina, por qué vas a discriminar vos. 

“Lo más importante, además de la difusión, es que cree conciencia. Y eso evidentemente es un trabajo que debe hacerse de manera sostenida. Uno quizás no tenga las herramientas para llegar de manera masiva a todos lados…por eso es importante que cuantos más medios de comunicación, más organizaciones y más gobiernos en todos los Estados (municipal, provincial o nacional) puedan tomarla, habrá tenido mayor eficiencia esta campaña”, vaticina Alejandro Montbrun. 

A pesar de que pueda llegar a entenderse el pánico ante una nueva realidad que se debe afrontar a nivel global como los es la pandemia del coronavirus, nada justifica la estigmatización, los insultos, y las amenazas directas hacia asiáticos, personas que han llegado del extranjero, personal médico o cualquier persona que pueda tener vinculación directa o indirecta con el COVID-19.

Para comprender la complejidad real del asunto, el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) sacó el jueves 9 de abril un artículo manifestando que en los últimos días aumentaron un 40 % las consultas diarias por discriminación relacionada con el coronavirus.  “En el INADI trabajamos para prevenir y evitar todo tipo de trato desigual y discriminatorio, que son vulneraciones al principio de igualdad de nuestra Constitución Nacional y a la ley Antidiscriminatoria 23.592. Cuando se discrimina a alguien por su profesión o por su estado de salud, se están violando sus derechos”, remarca el organismo. E informa que para asesoramiento o denuncias, los afectados se pueden comunicar vía WhatsApp a los números 1164921079 y 1161853968, todos los días entre las 9 y las 15 hs, o por e-mail: [email protected], previo llenado del formulario que se encuentra en el módulo de descargas de la página (https://www.argentina.gob.ar/inadi).

En forma de resumen, y volviendo a la iniciativa regional, Alejandro Montbrun visualiza que “lo mejor que aporta (la campaña) es que viene a cubrir un vacío en Calamuchita, y que es muy deficiente a nivel provincial y me atrevo a decir en el nivel nacional. Yo creo que también tiene que ver con que los Estados están cubriendo muchas más necesidades de las que hacen habitualmente y por ahí no fijan la mirada en estos, que son temas paralelos pero tan importantes como los otros. Es decir, no podemos dejar sin concientizar sobre el fraccionamiento social que puede venir a partir del escrache, el linchamiento mediático, que puede pasar muchas veces ya a nivel no solamente virtual, sino físico. Pueden agarrar distintos medios de comunicación y ver diferentes casos tanto en la provincia de Córdoba como a nivel nacional que han tenido episodios muy desagradables con la comunidad asiática en principio, cuando todo esto surgió. Luego con las personas que venían de países del extranjero. Y actualmente con los trabajadores de la salud”. 

Por eso, y como apunta el lema para esta temática, si el virus no discrimina, no discriminemos nosotrxs.

 

Te puede interesar