Diario de la Cuarentena II

SANTA ROSA 24 de marzo de 2020 Por Valdir Peyceré
23e32

por Valdir Peyceré

Voy a comenzar al revés de otras veces; en vez de escribir la nota y después subirla al facebook; voy a copiar parte de lo que escribí en el face e iniciar este artículo con estas líneas: …Mi salida de hoy para hacer compras (a esta altura creo q ya tengo casi todo para un par de días).

Como era de esperar, muy poco tránsito, coches abajo de lo que podría ser un feriado importante; alguna moto y algunos ciclistas como yo. Lo que me impresionó (bien) fue el comportamiento de la gente que sin que nadie interceda esperaban que cada cliente compre para entrar por su vez al negocio...  La incertidumbre sigue pero si conseguimos ser tan organizados y disciplinados como en esta "muestra" de hoy, quien sabe podremos salirnos airosos de este flagelo (no consigo llamarlo por su nombre!)... Todo es difícil, pero, en fin... subí por la Hipólito Yrigoyen hasta la ruta 5 y ahí sí, el silencio y la soledad eran totales. Ideal para andar en bici... pena que sea por este motivo... Quise empezar por algo “bueno” en medio a tanta noticia mala que anda por ahí.

Leo que ya son más de 4.900 las personas detenidas por tratar de driblar el aislamiento social obligatorio instituido por esta administración nacional presidida por Alberto Fernández que con competencia y patriotismo viene tratando de minimizar el golpe que ese azote llamado Covid 19 (coronavirus) viene causando a nivel planetario.

Para poder minimizar (la intención es neutralizar) el impacto de esta pandemia; la respuesta es con medidas extremas como las que han sido tomadas. Al mismo tiempo, y antagónicamente con lo que haría un neoliberal en el gobierno, el Presidente y sus ministros han planificado una serie de medidas para que la fuerza productiva de Argentina no pare y el nivel de ingresos per cápita en los sectores vulnerables  tampoco. Si en nuestra comunidad, a pesar de algún caso aislado que siempre los hay,  existe consciencia y se asume la cuarentena a pesar de las limitaciones que impone a nuestras vidas: bienvenida sea! Sería bueno que se siguiera alimentando esa consciencia y esa voluntad de pensar también en el otro. Sé que ha habido no pocos casos de gente que abarrotó de mercaderías sus automóviles sin pensar que lo que él lleva en demasía le podría faltar al otro.

También es probable que algunos comerciantes se hayan aprovechado cobrando más caro algunos productos como barbijos y alcohol en gel de lo que corresponde. De más está decir que es una postura deleznable, “basura”, como la calificó un comunicador radial en la FM de la UNC (“Más que música”, 102.3 mhz en el Valle de Calamuchita), en un programa. Todo eso lo sé y muestra al vecino, al ciudadano que no se comporta solidariamente y que no podría vivir en el mundo que se está proponiendo; un mundo donde importe el otro; porque, en definitiva, ese otro, mañana, puede ser ese mismo individuo egoísta. La sociedad de los negocios y del bendito mercado es la que propone eso; ese desbarajuste para abajo. Según algunos intelectuales como el filósofo esloveno Slovaj Zizék; este nuevo paradigma a partir de este virus todavía sin control médico va a colocar al sistema capitalista de cabeza para abajo y al borde del colapso. Y ya lo está poniendo si pensamos en las economías informales y en las pequeñas PYMES e incluso en empresas grandes de la industria que tendrán que tomar medidas extremas para poder seguir trabajando. Mi día a día está más o menos organizado como siempre (antes del Covid 19) pero sumadas muchas más restricciones. Tratar de no hacer compras todos los días y ahí hay un problema que es el pan que lo ideal es que sea justamente “del día” y yo soy bastante “panero”… así que ahora trato de tener siempre pan - lactal que dígase, está muy “saladito” su precio. Pero claro que ojalá este fuera “mi problema” en las circunstancias actuales.

Todos; los veo a mis vecinos, principalmente los de la izquierda de quien mira para el Norte; limpian y hacen tareas hogareñas casi cotidianas. Es un matrimonio con dos chiquitos y es lógico que quieran mantener todo en una limpieza y comodidad cercana al 100%. Nos llevamos muy bien; lo que es óptimo tratándose de vecinos, noto, eso sí, su preocupación y que charlan (inclusive entre ellos mismos) mucho menos que antes. Pasa lo mismo con los de la derecha que tienen una gran huerta y gran parte del día se la pasan en ella y pudiendo consumir lo que la tierra da, que, de paso es saludable y económico… en fin, también hay pocas palabras aunque siempre la simpatía y buena onda que tenemos unos a otros se mantiene pero en “modo pandemia”… en ese silencio introspectivo que caracteriza estos momentos.

Volviendo a mi día a día: tengo consciencia de que soy un privilegiado al tener un buen terreno para poder, incluso, caminar varios pasos por el jardín (generalmente al caer la tarde)  y regar algunas plantas;  un rosal, un roble que traje de Santa Mónica (que era diminuto y ahora tiene más de 2 metros) y un par de calabacines y/o zapallos que están naciendo en un mini-huerto que hice pero al que no le he “dado demasiado bola”… pero me gusta como está el jardín,  que de paso da a los otros jardines y una buena cantidad de árboles con las sierras grandes al oeste y las chicas que las tengo acá nomás, al este (mi derecha)… todo eso es un colirio para los ojos en esta situación de forzado encierro. Escucho mucha música y algunos medios radiales y visuales (generalmente vía internet) para enterarme de las noticias, infelizmente nada buenas por ahora.  La poesía es algo que también me acompaña. Una antología de haikus preparada en Brasil; dos grupos virtuales muy buenos y con grandes haijins (escritores de haikus) muy participativos también de Brasil y un amigo de aquí, santaroseño,  que armó otra página dentro del facebook, todavía con una participación algo tímida ella. De cualquier forma yo le di la bienvenida, principalmente por la iniciativa de hacerlo. Estoy leyendo un libro de Adolfo Bioy Casares, “El sueño de los héroes”, muy lentamente. Bioy  tiene un estilo que a veces se parece mucho al de Borges (por algo eran amigos y escribían juntos), pero sus tramas suelen ser mucho más  enredadas  y complejas  que las de “Georgie”. Y también dibujo de vez en cuando, en momentos de relax, también generalmente al fin de la tarde….  A esta altura ya escribí más de 1000 palabras que es  “el límite”  que me pongo para mis ensayos. Dejo para otro diario más información.

En el medio estuvo el fallecimiento del gran Amadeo Carrizo al que ya le hice mi homenaje en el face. Leí algo interesantísimo sobre una filósofa y psicoanalista francesa, pero, como les comentaba, dejo todo para una próxima. Sigamos las recomendaciones bajadas por el Gobierno Nacional y el Ministerio de Salud. Aprovechemos, ahora que los tenemos. Y buena cuarentena.

Boletín de noticias