Sandra Avila publicó un libro de poesías, "Cuchillos y Rosas"

SANTA ROSA 09 de marzo de 2020 Por Diario Tres
WhatsApp Image 2020-02-26 at 20.53.30

"Cuchillos y Rosas es un libro de poesías que surgió al finalizar Marysol, una novela juvenil que publiqué en el 2017. Este libro es la resaca, la secuela, el residuo que quedó después de creer que uno escribió y lo dio todo". Con estas frases, Sandra Avila expresa su amor a la escritura y ahora plasmado en una nueva obra denominada "Cuchillos y Rosas", un libro de antologías poéticas acompañada de manifestaciones de amor y desencanto, de justicias y de libertades, de canciones, confesiones y sentires.

Sandra Avila es representante de Ediciones Masmédula y desde hace varios años propone antologías y libros con escritores de Santa Rosa y Calamuchita.WhatsApp Image 2020-02-26 at 20.53.33

Ahora, es su libro que publicó para la sociedad con  "algo que agregar, que decir, que reflexionar, se toman frases , conclusiones de sentires, no es más de lo mismo sino que al contrario; el ejercicio de escribir constantemente a un ritmo parejo hace que todo sea cada vez mejor, por lo menos eso intento", tal como lo expresa.

PROLOGO

Cuchillos y rosas

La poesía es la argamasa donde el desencanto, los éxtasis amputados de un plumazo, las valijas llenas de utopías sin destinatarios ni rumbos predestinados se amalgaman y fraguan a fuego dispar en los poetas de carne viva.

Si es por ese motivo, todos -en mayor medida- hemos conocido el amor y el abandono, el desasosiego de un olvido para siempre, el desconcierto que nos provocó la partida repentina y sin explicaciones de lo que habíamos amado y creímos que duraría para siempre. Todos recordamos esas lágrimas atoradas en la garganta que nos impiden gritar como a un niño perdido entre las góndolas de un hipermercado enmudecido porque su llanto está ahogado entre la música y las ofertas de los megáfonos.

Todos nosotros más o menos, con mayor o menor suerte, pasamos de largo sin saber poner palabras a nuestras existencias, excepto aquéllas que hemos aprendido de memoria, las oraciones precisas como legajos por triplicado que nos eximen de despertar sospechas en situaciones sociales ordinarias. Todos nosotros, excepto unos pocos a los que lo cotidiano no les pasa de largo, a los que las instituciones no son más que una gran oportunidad para abofetear el cachete de la medianía hasta dejarla colorada de vergüenza ajena. ella, la que se anima a jugar con el sinsentido de lo instituido, aun cuando parece difícil distinguirla entre la multitud, no se no parece, porque ella es poeta. Ella es la artífice de las salidas laterales, los que hallan puertas en el desierto lo que nos invita a atrevernos a mirar por mirilla de la nada y a descifrar nuevos senderos oblicuos en la planicie de los días.

Porque, los poetas y sus metáforas,
 (…) Se acercan a lo que podría decirse / que fue un recuerdo / no existe nada más, ni siquiera aliento.


Nada más, nada menos.

Bienvenidas las metáforas y sus poetas. Bienvenidas las tuercas y sus infinitas vueltas por caminos transitados una y otra vez desde tiempos inmemoriales y, que sin embargo, gracias al arte y su inagotable fuente, no hacen creer que somos los primeros en caminarlos. Y nos sentimos cómodos en esos paisajes poéticos porque, sin ser los nuestros, nos pertenecen porque la voz de los poetas es la misma que la nuestra pero con la diferencia de que en sus versos resuena la imposibilidad de nuestros silencios.

 Porque:
 
“Si todo fuese cielo”, añora en su   la maravilla de lo cotidiano y las asignaturas pendientes a la luna, los restos de colillas apagadas en un cenicero de madrugada y las huellas del amor eterno en la sinécdoque arrojada como una sentencia:

 (…) Amaran por siempre amaneceres / y té en vasos de vidrios.

Amigos y amigas lectores quedan en buenas manos, la poesía está viva y nos grita a los oídos. Parafraseando a Spivak, puede hablar el subalterno, porque la subalternidad tiene mucha poesía para decirnos.

Bienvenida Sandra Ávila 

Verónica Meo Laos
Dolores, Buenos Aires
Octubre de 2019

Diario Tres

Información y fotos de Santa Rosa y Valle de Calamuchita

Te puede interesar